Inicio > Uncategorized > Resumen

Resumen

Método empírico-analítico

El método empírico es un modelo de investigación científica, que se basa en la experimentación y la lógica empírica, que junto a la observación de fenómenos y su análisis estadístico, es el más usado en el campo de las ciencias sociales y en las ciencias naturales.

El término empírico deriva del griego antiguo (Aristóteles utilizaba la reflexión analítica y el método empírico como métodos para construir el conocimiento) de experiencia, έμπειρία, que a su vez deriva de έυ (en) y πεἳρα (prueba): en pruebas, es decir, llevando a cabo el experimento. Por lo tanto los datos empíricos son sacados de las pruebas acertadas y los errores, es decir, de experiencia.

Su aporte al proceso de investigación es resultado fundamentalmente de la experiencia. Estos métodos posibilitan revelar las relaciones esenciales y las características fundamentales del objeto de estudio, accesibles a la detección sensoperceptual, a través de procedimientos prácticos con el objeto y diversos medios de estudio. Su utilidad destaca en la entrada en campos inexplorados o en aquellos en los que destaca el estudio descriptivo.

Corriente lógica

La lógica empírica’ es la base del razonamiento empírico y por lo tanto del método empírico. Esta visión de la lógica proviene de la antigua Grecia. El término empírico deriva del griego antiguo de experiencia, έμπειρία, que a su vez deriva de έυ, en, y πεἳρα, prueba, experimento. Su origen se deduce a través de la observación de las relaciones entre los objetos, lo que la convierte en la base ideal para las leyes del conocimiento. Su aparición en la Antigua Grecia y Mundo Árabe provoca la definitiva separación entre las ciencias formales (geometría y álgebra) de las ciencias empíricas (zoología, botánica), siendo su máximo exponente el propio Aristóteles. Su paso a través de la historia provoca el descubrimiento de la lógica experimental y se mantiene hasta nuestros días….

Características

  • Es un método fáctico: se ocupa de los hechos que realmente      acontecen
  • Se vale de la verificación empírica: no pone a prueba las hipótesis      mediante el mero sentido común o el dogmatismo filosófico o religioso,      sino mediante una cuidadosa contrastación por medio de la percepción.
  • Es autocorrectivo y progresivo (a diferencia del fenomenológico).      La ciencia se construye a partir de la      superación gradual de sus errores. No considera sus conclusiones      infalibles o finales. El método está abierto a la incorporación de nuevos      conocimientos y procedimientos con el fin de asegurar un mejor      acercamiento a la verdad.
  • Muestra:      El muestreo es una parte importante del método analítico ya que si se toma      mal la muestra los resultados serian erróneos o inservibles

Clasificaciones

Entre los Métodos Empíricos se encuentran:

  • Experimental: Es el más complejo y eficaz de los métodos empíricos,      por lo que a veces se utiliza erróneamente como sinónimo de método      empírico. Algunos lo consideran una rama tan elaborada que ha cobrado      fuerza como otro método científico      independiente con su propia lógica, denominada lógica experimental.

En este método el investigador interviene sobre el objeto de estudio modificando a este directa o indirectamente para crear las condiciones necesarias que permitan revelar sus características fundamentales y sus relaciones esenciales bien sea:

-Aislando al objeto y las propiedades que estudia de la influencia de otros factores

-Reproduciendo el objeto de estudio en condiciones controladas

-Modificando las condiciones bajo las cuales tiene lugar el proceso o fenómeno que se estudia.

Así, los datos son sacados de la manipulación sistemática de variables en un experimento (ver método hipotético deductivo, el cual a su vez también se considera como un tipo de método empírico fuera del método experimental por su relevancia y eficacia). Una diferencia clara con el método empírico en general es que éste además trata de considerar los errores de modo que una inferencia pueda ser hecha en cuanto a la causalidad del cambio observado (carácter autocorrectivo).

 

Corriente Lógica

Lógica experimental.

Un salto verdaderamente espectacular en este desarrollo se produce con Galileo Galilei que da sustento a una nueva rama dentro de la lógica empírica, la lógica experimental. Ésta combina la lógica empírica de observación de los fenómenos con dos métodos desarrollados en otras ramas del conocimiento formal: la hipótesis (ver método hipotético deductivo y la medida (ver Método de la medición. Esta vertiente da lugar al Método experimental.

  • Método de la Observación Científica: Fue      el primer método utilizado por los científicos y en la actualidad continua      siendo su instrumento universal. Permite conocer la realidad mediante la sensopercepción directa de entes y procesos,      para lo cual debe poseer algunas cualidades que le dan un carácter      distintivo. Es el más característico en las ciencias      descriptivas.
  • Método de la Medición: Es el método empírico      que se desarrolla con el objetivo de obtener información numérica acerca      de una propiedad o cualidad del objeto, proceso o fenómeno, donde se      comparan magnitudes medibles conocidas. Es la asignación de valores      numéricos a determinadas propiedades del objeto, así como relaciones para      evaluarlas y representarlas adecuadamente. Para ello se apoya en      procedimientos estadísticos.

Pasos Generales del Método Empírico-Analítico

Existen variadas maneras de formalizar los pasos de este método. De entre ellas destacamos:

  • Forma convencional:

Identificación de un problema de investigación.

Formulación de hipótesis.

Prueba de hipótesis.

Resultados.

Artículo principal: Ciclo de la Investigación Científica.

Formulación de un problema.

Identificar factores importantes.

Formulación de hipótesis de investigación.

Recopilación de la información.

Probar la Hipótesis.

Trabajar con la hipótesis.

Reconsideración de la teoría.

Confirmación o refutación.

Teoría

En general las teorías en sí mismas o en forma de modelo científico permiten hacer predicciones e inferencias sobre el sistema real al cual se aplica la teoría. Igualmente las teorías permiten dar explicaciones de manera económica de los datos experimentales e incluso hacer predicciones sobre hechos que serán observables bajo ciertas condiciones. Además, la mayoría de teorías permiten ser ampliadas a partir del contraste de sus predicciones con los datos experimentales, e incluso pueden ser modificadas o corregidas, mediante razonamientos inductivos.[2] La ciencia se constituye y, sobre todo, se construye por la ampliación de ámbitos explicativos mediante la sucesión de teorías que, aun manteniendo su valor de verdad en su ámbito explicativo,[3] son falseadas por la teorías que le siguen.

 

Etimología

La palabra deriva del griego θεωρειν,”observar” o más bien se refiere a un pensamiento especulativo. Al igual que la palabra especular, tiene relación con “mirar”, “ver”. Proviene de theoros (espectador), formada de thea (vista) y horar (ver). De acuerdo con algunas fuentes, theorein era frecuentemente utilizado en el contexto de observar una escena teatral, lo que quizá explica el porqué algunas veces la palabra teoría es utilizada para representar algo provisional o no completamente real.[5]

El término pronto adquirió un sentido intelectual y se aplicó a la capacidad de entendimiento, de “ver” más allá de la experiencia sensible, mediante la comprensión de las cosas y de las experiencias, comprendiéndolas bajo un concepto expresado en el lenguaje mediante las palabras.

Esta forma de valorar el conocimiento intelectual corresponde a los griegos, al entender que las cosas suceden conforme a leyes, es decir necesariamente. Las cosas son y suceden así porque son y tienen que ser así. Superan así la visión de las tradiciones culturales o explicaciones míticas, mágicas o religiosas.

Teoría Científica

Planteamiento de un sistema hipotético-deductivo que constituye una explicación o descripción científica a un conjunto relacionado de observaciones o experimentos. Así, una teoría científica está basada en hipótesis o supuestos verificados por grupos de científicos (en ocasiones un supuesto, no resulta directamente verificable pero sí la mayoría de sus consecuencias). Abarca en general varias leyes científicas verificadas y en ocasiones deducibles de la propia teoría. Estas leyes pasan a formar parte de los supuestos e hipótesis básicas de la teoría que englobará los conocimientos aceptados por la comunidad científica del campo de investigación y está aceptada por la mayoría de especialistas.

En ciencia, se llama teoría también a un modelo para el entendimiento de un conjunto de hechos empíricos. En física, el término teoría generalmente significa una infraestructura matemática derivada de un pequeño conjunto de principios básicos capaz de producir predicciones experimentales para una categoría dada de sistemas físicos. Un ejemplo sería la “teoría electromagnética”, que es habitualmente tomada como sinónimo del electromagnetismo clásico, cuyos resultados específicos pueden derivarse de las ecuaciones de Maxwell.

Para que un cuerpo teórico dado pase a ser considerado como parte del conocimiento establecido, habitualmente se necesita que la teoría produzca un experimento crítico, esto es, un resultado experimental que no pueda ser predicho por ninguna otra teoría ya establecida.

De acuerdo con Stephen Hawking en (Una breve historia del tiempo), “una teoría es buena si satisface dos requerimientos: debe describir con precisión una extensa clase de observaciones sobre la base de un modelo que contenga sólo unos cuantos elementos arbitrarios, y debe realizar predicciones concretas acerca de los resultados de futuras observaciones”. Procede luego a afirmar: “Cualquier teoría física es siempre provisional, en el sentido que es sólo una hipótesis; nunca puede ser probada. No importa cuántas veces los resultados de los experimentos concuerden con alguna teoría, nunca se puede estar seguro de que la próxima vez el resultado no la contradirá. Por otro lado, se puede refutar una teoría con encontrar sólo una observación que esté en desacuerdo con las predicciones de la misma.”

Para Mario Bunge (1969), la construcción de una teoría científica es siempre la edificación de un sistema más o menos afinado y consistente de proposiciones que unifica, analiza y profundiza ideas.

Ciencias Sociales

Las teorías existen no sólo en las ciencias naturales y las ciencias exactas, sino en todos los campos del estudio académico, desde la filosofía hasta la literatura o la ciencia social. Ejemplo en Sociología: La Gran Teoría, con la Teoría de los sistemas de acción de T. Parsons, en Antropología cultural con la Cultura de B. Malinowski.

Teorías de rango medio de M. Weber con ‘La ética protestante y el espíritu del capitalismo’ con un aspecto de la sociedad. Teoría de Micro nivel, El pluralismo religioso actual en los Estados Unidos acotando más el campo y la época.

Características de las Teorías Científicas

Frecuentemente la frase “Bueno, es sólo una teoría”, es utilizada para descalificar teorías controvertidas como la teoría de la evolución, pero esto se debe largamente a una confusión entre las palabras teoría e hipótesis. En ciencia, a un conjunto de descripciones de conocimiento se le llama teoría solamente cuando tiene una base empírica firme, esto es, cuando:

  1. Es consistente con la      teoría preexistente en la medida en que ésta haya sido verificada      experimentalmente, aunque frecuentemente mostrará que la teoría      preexistente es falsa en un sentido estricto.
  2. Es sostenida por muchas      líneas de evidencia en vez de una sola fundación, asegurando de esta      manera que probablemente, si no totalmente correcta, por lo menos es una      buena aproximación.
  3. Ha sobrevivido, en el      mundo real, a muchas pruebas críticas que la podrían haber falsificado.
  4. Hace predicciones que      pueden algún día ser utilizadas para falsearla.
  5. Es la mejor explicación      conocida, en el sentido de la Navaja de Occam, de entre la infinita      variedad de explicaciones alternativas para los mismos datos.

Esto es verdad de tales teorías establecidas como la teoría de evolución, relatividad especial y general, mecánica cuántica (con una mínima interpretación), tectónica de placas, etc.

Desafortunadamente, el uso del término teoría en ocasiones es confuso como sucede con la teoría de las cuerdas y las “teoría del todo“, las cuales son probablemente mejor caracterizadas por el momento como un paquete de hipótesis rivales. Una hipótesis, sin embargo, es vastamente más confiable que una conjetura, la cual es, en el mejor de los casos, una suposición no verificada consistente con datos seleccionados y, frecuentemente, una creencia basada en experimentos no repetibles, anécdotas, opinión popular, “sabiduría de los antiguos”, Un buen ejemplo de una “teoría” no científica es el Diseño Inteligente. Asimismo, otros conjuntos de afirmaciones como la homeopatía tampoco son teorías científicas, sino pseudociencia

Desarrollo de las Teorías Científicas

En el habla popular, una teoría es vista frecuentemente como poco más que una suposición o hipótesis. Por otro lado, en ciencia y en el uso académico general, una teoría es mucho más que eso: ella es un paradigma establecido que explica gran parte o la totalidad de los datos con que se cuenta y ofrece predicciones válidas verificables. En ciencia, una teoría nunca puede ser probada como verdadera porque nunca podemos asumir que sabemos todo lo que hay que saber al respecto. En vez de eso, las teorías permanecen en pie mientras no sean refutadas por nuevos datos, punto en el cual son modificadas o sustituidas.

Las teorías comienzan con observaciones empíricas como ‘algunas veces el agua se torna en hielo’. En algún punto, surge la curiosidad o necesidad de descubrir el porqué de ello, lo cual lleva la fase teorética/científica. En las teorías científicas, esto lleva entonces a investigación, en combinación con hipótesis auxiliares y otras más (ver método científico), lo cual puede entonces llevar eventualmente a una teoría. Algunas teorías científicas (como la teoría de la gravedad) son tan ampliamente aceptadas que frecuentemente se les toma por leyes. Esto, sin embargo, se basa en una incorrecta presunción acerca de lo que son las teorías y las leyes: éstas ambas no son peldaños en una escalera de verdad, sino diferentes conjuntos de datos. Una ley física es una proposición general basada en observaciones.

Algunas teorías que han sido demostradas falsas son el Lamarckismo y la teoría del universo geocéntrico. Suficiente evidencia ha sido acumulada para declarar estas teorías como falsas, ya que no existe evidencia que las sostenga y mejores explicaciones han tomado su lugar.

Ejemplos de Teorías por Disciplinas Científicas

Modelos Teóricos

Los seres humanos construyen teorías para así explicar, predecir y dominar diferentes fenómenos (cosas inanimadas, eventos, o el comportamiento de los animales). En muchas circunstancias, la teoría es vista como un modelo de la realidad. Una teoría hace generalizaciones acerca de observaciones y consiste en un conjunto coherente e interrelacionado de ideas.

Una teoría tiene que ser de alguna manera verificable; por ejemplo, uno puede teorizar que una manzana caerá cuando se le suelta, y entonces soltar una manzana para ver qué pasa. Muchos científicos, argumentan que las creencias religiosas no son verificables y, por lo tanto, no son teorías sino materia de fe.

Método histórico

El método histórico o la metodología de la historia es la forma de método científico específico de la historia como ciencia social. Comprende las metodologías, técnicas y las directrices mediante las que los historiadores usan fuentes primarias y otras pruebas históricas en su investigación y luego escriben la historia; es decir, elaboran la historiografía (la producción historiográfica). La cuestión de la naturaleza del método histórico, e incluso, de la propia posibilidad de su existencia como método científico, se discute por la epistemología (filosofía de la ciencia, metodología de las ciencias sociales) y la filosofía de la historia; y en cierto sentido por la historiología (o teoría de la historia).

Las principales directrices de uso común por los historiadores en su labor son, en primer lugar la heurística (localización y recopilación de las fuentes documentales, que son la materia prima del trabajo del historiador); en segundo lugar la crítica de esas fuentes (distinguiendo dos formas de crítica, que se refieren al trabajo con las fuentes documentales: crítica externa y crítica interna); y en último lugar la síntesis historiográfica (que es el producto final de la historiografía). Terminado ese proceso, queda la publicación, paso ineludible para que la comunidad historiográfica comparta y someta a debate científico y falsación su labor, y se divulgue entre el público para que su conocimiento pueda servir a los fines de la historia.

Crítica de fuentes

Hay seis formas principales de preguntar a una fuente documental para juzgarla, es decir, hacer su crítica, la crítica de fuentes:

  1. Datación (localización en      el tempo) ¿Cuándo se produjo la fuente?
  2. Localización en el      espacio ¿Dónde se produjo?
  3. Autor ¿Quién la      produjo?
  4. Análisis de la      procedencia ¿A partir de qué material preexistente se produjo?
  5. Integridad ¿En qué forma      original se produjo?
  6. Credibilidad ¿Cuál es      el valor probatorio de su contenido?

Las cuatro primeras son conocidas como crítica mayor (crítica histórica o método crítico histórico); la quinta, crítica menor (crítica textual o ecdótica); ambas, la mayor y la menor (las cinco primeras preguntas) se denominan crítica externa. La sexta y última se llama crítica interna.[1]

La función de la crítica externa es esencialmente negativa, en el sentido de que simplemente evita el uso de fuentes falsas; mientras que la función esencialmente positiva corresponde a la crítica interna, cuya misión es proponer cómo utilizar las fuentes autentificadas[2]

Crítica externa: Autenticidad y Procedencia

Crítica Mayor o Alta Crítica

La Crítica mayor (en:higher criticism) es también llamada Alta crítica (pt:Alta crítica), Crítica histórica, Crítica radical (fr:Critique radicale), o Método crítico-histórico o histórico-crítico (de:Historisch-kritische Methode).

La determinación de la autoría y la fecha de una fuente suele implicar uno o varios de los siguientes procesos:

  • a) análisis del contenido del documento soporte de la fuente,
  • b) comparación con el contenido de otras fuentes,
  • c) análisis de las propiedades físicas del documento soporte de la      fuente.[3]

El análisis de contenido incluye el examen de anacronismos en el lenguaje, las referencias datables, y la coherencia con un entorno cultural. La comparación con otros escritos puede incluir estudios de paleografía, el estudio de estilo de escritura a mano (grafología), el estudio de la estilometría (determinación de la autoría por comparación del estilo literario conocido de uno o varios autores –estilística-), o algo tan simple como la existencia de citas (a veces textuales –intertextualidad-, a veces referencias indirectas) de esa fuente en otra fuente, bien del mismo autor en otra de sus obras, bien de otro autor, sea contemporáneo o de otra época. Las propiedades físicas del documento pueden ser las propiedades del papel, de la tinta (como la consistencia), en su caso del sello, así como los resultados de análisis más complejos (químicos o radiactivos, como la datación por carbono 14).

Crítica menor, Baja Crítica o Crítica Textual

La crítica menor o baja crítica es más frecuentemente conocida como crítica textual, y se refiere a la determinación precisa un texto en los casos en que los documentos de los que se dispone son copias en lugar del original. Aproximaciones a la crítica textual pueden incluir el eclecticismo, la stemmática, y la cladística. La esencia del ‘’eclecticismo’’ es adoptar como original el documento que explique más fácilmente la derivación de los documentos alternativas. La ‘’stemmática’’ es el intento de construir un ‘’árbol genealógico’’ de los manuscritos existentes para ayudar a determinar su correcta lectura. La cladístics hace uso de los análisis estadísticos con un fin similar.

Crítica Interna: la Fiabilidad Histórica

Considerando la evidencia de que pocos documentos se aceptan como totalmente fiables, Louis Gottschalk establece como regla general: “para cada documento particular el proceso de establecer la credibilidad debe ser realizado por separado, independientemente de la credibilidad general del autor”. Un autor que generalmente se considera confiable podrá establecer un fondo de probabilidad para el examen de cada uno de sus textos, pero cada pieza de prueba debe someterse individualmente a crítica.

Testimonio de Testigos Presenciales

El testimonio de testigos presenciales, como puede ser el propio autor de la fuente en cuestión, debe evaluarse mediante comprobaciones como las siguientes (es obvia la similitud con las expresiones relacionadas con los concepto de testigo y de testimonio en un contexto jurídico):

  • ¿Su declaración puede tener un verdadero significado diferente a su sentido literal? ¿utilizan palabras en sentidos      diferentes a los que hoy son usuales? ¿utilizan la ironía u otros recursos para decir cosas      distintas a las que aparentemente dicen?
  • ¿Cómo observó el autor el hecho del que dice ser testigo? ¿De qué      sentido dependía su observación? ¿Era tal cosa adecuada? ¿Tenía capacidad      adecuada para tal observación, o estaba mediada por dificultades con el      idioma, con su grado de conocimientos técnicos necesarios -jurídicos o      militares, por ejemplo-? ¿Tenía libertad para testificar o estaba      intimidado?
  • ¿Cómo construyó el testigo su testimonio y cuál era su capacidad de      hacerlo?
  • En cuanto a su capacidad para informar ¿fue parcial? ¿tuvo tiempo, lugar e instrumentos adecuados para hacerlo?
  • ¿El registro escrito de su observación fue inmediato, o tardó mucho en hacerlo?
  • ¿Cuál fue la intención del autor a la hora de en la presentar su testimonio? ¿Para quiénes hace ese registro? Esa audiencia ¿le distorsiona a la hora de presentar su testimonio?
  • ¿Existen otros indicios para sospechar de alguna intención que distorisione la veracidad? ¿Era indiferente sobre el tema observado, lo que probablemente hace presumir la ausencia de intención de distorsionar su testimonio? ¿Su testimonio se hace incluso contra sí mismo? lo que en derecho sería autoinculpación, y suele considerarse indicio de que probablemente no pretende distorsionar, o al contrario ¿existe una apología innecesaria? (excusatio non petita, accusatio manifiesta). ¿La información recogida es incidental o casual? (con lo que esos datos no tendrían intención de distorsionar)
  • ¿Realiza sus      declaraciones de forma que parecen inherentemente improbables: por      ejemplo, contrarias a la naturaleza humana, o en conflicto con lo que      sabemos?
  • Hay que tener en cuentae      que algunos tipos de información son más fáciles de observar e informar      sobre ellos que otros.
  • ¿Existen contradicciones internas en el documento? [4]

Louis Gottschalk añade una consideración adicional: “Incluso cuando el hecho en cuestión puede no ser muy conocido por el investigador que está criticando una fuente, cierto tipo de declaraciones son tan incidentales y probablemente contienen tal grado que el error o falsedad, que pueden determinarse como poco probables. Si una antigua inscripción en una vía nos dice que tal procónsul la construyó bajo el principado de Augusto, puede ponerse en duda hasta posterior corroboración si realmente fue tal procónsul quien construyera el camino, pero sería más difícil para poner en duda que el camino fuera construido durante el Principado de Augusutus. Si un anuncio publicitario en un periódico informa a los lectores que “el café A y B se puede comprar en todas las tiendas de confianza al inusual precio de cincuenta centavos por libra,” todo lo que la publicidad diga puede ser sin puesto en duda hasta posterior corroboración, todo excepto que haya una marca de café en el mercado denominada “A y B”.[5]

Garraghan indica que la mayoría de la información proviene de “testigos indirectos”, personas que no estuvieron presentes en la escena, pero que han oído hablar de los acontecimientos de otra persona.[6] A veces pueden usarse testimonios de oídas, pero en esos casos, en que los testigos son una fuente secundaria, no debe confiarse en ellos plenamente, sino que ha de comprobarse:

  • 1) en qué fuente primaria      basa la secundaria su declaración
  • 2) si la fuente secundaria reproduce con precisión y completa la      fuente primaria
  • 3) si no es así, en qué detalles reproduce con más exactitud a la      fuente primaria

La comprobación de estas cuestiones pueden proporcionar al historiador la totalidad o la esencia de la fuente principal, en casos en los que las fuentes secundarias sean el único medio de conocimiento de un hecho. En tales casos, la fuente secundaria es la fuente original para el historiador, en el sentido de ser el «origen» de su conocimiento, habiendo siempre de aplicarle las mismos prevenciones que a una fuente primaria en cuanto a su fiabilidad.[7]

La Tradición Oral

Gilbert Garraghan sostiene que la tradición oral puede ser aceptada si cumple estas dos “condiciones generales” o seis “condiciones particulares”:[8]

  • Condiciones generales.
  • La tradición debe ser apoyada por una serie ininterrumpida de testigos, que vayan desde el primer e inmediato observador del hecho, mediante testigos vivos a los que se transmitió el testimonio, hasta el primero que lo puso por escrito.
  • Debe haber varias series paralelas e independientes de testigos que declaren sobre el hecho de que se trate.
  • La tradición debe informar de un acto público de importancia, que necesariamente es conocido directamente por un gran número de personas.
  • La tradición debe haber sido la creencia generalizada, al menos por un período determinado de tiempo.
  • Durante ese período determinado, no deba haber sido cuestionada, incluso por personas con algún interés en negar esa creencia.
  • La tradición debe ser de una duración relativamente limitada. [En otra parte de su obra, Garraghan sugiere un límite máximo de 150 años, al menos en las culturas basadas en la memoria oral.]
  • Durante ese periodo, debía existir un espíritu crítico lo suficientemente desarrollado, así como los medios necesarios para la investigación crítica.
  • Personas de mente crítica que de haberla considerado falsa, la habrían cuestionado, no lo hicieron.
  • Condiciones especiales.

Otros métodos de verificación de la tradición oral pueden existir, como la comparación con la prueba de restos arqueológicos.

El trabajo de campo en África occidental y Europa oriental han contribuido a discutir la fiabilidad o la potencial falta de fiabilidad de la tradición oral.[9]

Categorías:Uncategorized
  1. Ana Portillo
    7 agosto, 2012 en 9:02 pm

    !Gracias! Abogado por el resumen que nos dio nos sera de mucha Utilidad

  2. Lourdes Cosuelo Reyes Carbajal cta 9910000
    7 agosto, 2012 en 4:35 pm

    Buenas tardes Abogado, solo para agradeserle este Resumen q nos envio esta exelente y sera mas facil entenderle al estudiarlo para el examen de manana,que Dios lo llene de muchas bendiciones feliz dia

    att.
    Lourdes Reyes Carbajal
    9910000

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: